martes, mayo 06, 2008

Un tipo duro

A finales de la década de los 80, un tipo con más aspecto de jugador de rugby o lanzador de peso que de futbolista irrumpió en el mundo del fútbol con un futuro poco prometedor aunque reunía condiciones físicas para estar en un equipo de medio nivel de la Premier. Hablamos de Vinnie Jones, uno de los personajes que más portadas ha coleccionado en los rotativos británicos y que ahora vive días de gloria en el cine donde brilla mucho más que en sus tiempos de futbolista. En el fútbol tuvo mucha más fama que talento mientras que en la gran pantalla interpreta como nadie el papel que muchos árbitros no le dejaron desarrollar en el campo, el de tipo duro. Vinnie Jones saltó a la fama en el Wimbledon cuando su equipo hizo historia en 1988, año en el que ganaron la FA Cup al todopoderoso Liverpool de la época. En ese Wimbledon, Jones formó parte de un elenco de jugadores que se ganó el apodo de "crazy gang" (la banda de los locos) por su extravangancias dentro y fuera del campo.
El prototipo de tipo duro de las islas

Muchos equipos importantes se fijaron en esa plantilla y también en Jones con escasa calidad pero con una capacidad de liderazgo fuera de lo normal. Sin embargo, lejos de sus queridos dons no hizo nada destacable. Pasó por Leeds, Sheffield United y Chelsea para volver al Wimbledon en la 92-93. Ahí fue cuando su fama creció de tal manera que pasó a ser uno de los jugadores más temidos por su dureza en el campo y por ser el prototipo de jugador británico de otros tiempos en los que importaba más hacer daño al rival que jugar la pelota. Su Wimbledon llevó al límite la vieja escuela del fútbol inglés del pelotazo con Vinnie como capitán y símbolo. Se ganó innumerables expulsiones, batió récords de tarjetas e intimido a muchas de las estrellas de la Premier. En Brit Corner ya hemos mostrado su famosa foto con Gascoigne en la que le enseña su curiosa manera de frenar al rival. Su equipo del alma siempre fue el Wimbledon donde estuvo hasta 1998. Acabó su carrera en el QPR como entrenador-jugador aunque ya con la cabeza más metida en el cine. Inglés de nacimiento, jugó con Gales gracias a sus antepasados de origen galés. Desde hace tiempo que pueden verle en los cines donde ya tiene una trayectoria más importante que en el fútbol, no era difícil...

5 comentarios:

ulster scot dijo...

Lo siento amigo Rodrigo pero no estoy de acuerdo. Para nada es el arquetipo de jugador británico; no hay confundir dureza con lesionar futbolistas adrede. Los que amamos la nobleza despreciamos a esta rata miserable.

P.D: de su cine mejor no hablar, subproductos dedicados al sector juvenil más descerebrado.

Saludos

Ramón Flores dijo...

Prototipo de criminal, de lo que nunca debería verse en un campo de fútbol.

Saludos.

Anfield dijo...

Coincido con Ulster Scot, no es un prototipo de jugador britanico.

Este tio simplemente era lo mas simbolico de un equipo que odiaba tener la pelota en el suelo.

pablo dijo...

Más que un futbolista era un gamberro callejero. Creo recordar que tiene el curioso hito de ser el jugador de la Premier en haber sido expulsado más rápido de un partido. Un angelito el chico.

Un saludo.

Syme dijo...

¿Mean Machine, Lock & Stock, y Snatch dedicados al sector juvenil más descerebrado? Coñe, siento no ser tan intelectual como el señor Ulster Scot.