lunes, mayo 05, 2008

Cualquier tiempo pasado fue mejor


Presente trágico para estrellas del ayer y deshechos de hoy. Enrique Urquijo, líder y mito caído de Los Secretos, recordaba una y otra vez que volvía a aquellos vicios que destrozaron su vida a pesar de haberlo tenido todo. Hoy, los medios de comunicación publican la penosa situación que vive Paul Gascoigne, uno de los futbolistas más brillantes de la historia del fútbol inglés que ha intentado suicidarse y permanece ingresado en un hospital de Londres. Desgraciadamente, Gazza reúne en su perfil las cualidades y las miserias que en muchas ocasiones van ligadas a las estrellas del fútbol y también a las de la rock.

Mitos derrumbados
Desde que dejó el fútbol, parece que Gascoigne no ha soportado el peso del adiós a la fama y a las portadas. Hace mucho tiempo que esas portadas ya no van dedicadas a su excelencia en el campo y ahora se ocupan más de sus habilidades con el alcohol. Decía el gran George Best que los 20 minutos de su vida en los que dejó de beber fueron los peores de su vida. Best, como Gascoigne, no fue consciente nunca del peligro de su adicción y ahora tiene peligrosos imitadores que entierran su talento para dar paso a su “yo” más sórdido. El fútbol es seguido por millones de personas y la mayoría de ellos jóvenes que tienen en estos mitos un pésimo ejemplo de carreras instaladas en la depresión e incapaces de controlar su riqueza.
El inevitable paso del tiempo
Continuando con el simil con las estrellas del rock, recuperamos estos párrafos de una canción de Enrique Urquijo. Bien podría ser la historia de las estrellas del fútbol cuando dejan de ser los mejores y se cruzan con un espejo que les dice: “Cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Desde que no nos vemos no sé ni donde vivo
salí de aquella casa llorando como un niño
ahora que no me abrazas todo parece poco
hablo con las estrellas, quizá me volví loco.
Desde que no me llamas la tristeza me espera
se asoma a las ventanas, se esconde en las aceras
ahora que no me hablas he perdido el camino
y voy de barra en barra, pregunto si te han visto.

Desde que no me hablas me siento tan vacío
tus últimas palabras no sabrán del olvido
ahora que no nos vemos he vuelto a aquellos vicios
aprendí a echar de menos y nunca seré el mismo.

8 comentarios:

Jaume dijo...

Paul Gascoigne si no se controla, acabará como George Best, un mal ejemplo de como desperdiciar una vida y perder todo el dinero y fama conseguidos. Buen artículo, la canción está muy bien escogida.

Saludos

ulster scot dijo...

"un mal ejemplo de como desperdiciar una vida"

---------------------------------

No cabe duda que la beatería y los sentimientos edificantes nos asolan. Dejen de dictar moral, parecen sacerdotes hablando desde el púlpito.

Gazza, como cual replicante brilló intensamente ( igual que los mediocres esbirros que pululan por aquí). Ahora es el tiempo del ocaso, y qué mas da, él ya ha dejado su huella.

Jaume dijo...

sería un buen ejemplo de como desperdiciar una vida, me equivoqué. Lo único mediocre e inútil que hay por aquí eres tu Ulster Scot.

Saludos

R. Huertas dijo...

joe james, como te pones... relax hombre

ulster scot dijo...

Jajajaja, touché!

R. Huertas dijo...

si, pues tu tampoco te quedas atras...

ulster scot dijo...

Por favor, si no le importa, no me tutee.

R. Huertas dijo...

no me importa, pero tampoco creo que lo merezca