viernes, noviembre 16, 2007

La pesadilla de Inglaterra: Steve McClaren

Brit Corner tiene el placer de contar con un columnista estrella para analizar todo lo que sucede con la Inglaterra de McClaren. Sid Lowe, periodista de The Guardian, es uno de los informadores ingleses más reconocidos en nuestro país, ha colaborado en numerosos medios y ahora nuestro blog tiene el orgullo de presentar su gran análisis sobre el presente de la selección inglesa...

Sid Lowe.- Steven Gerrard dijo hace un par de días que quería que siguiera Steve McClaren a la cabeza de la selección inglesa. Su compañero de equipo y amigo desde la infancia, el ex-Madridista Michael Owen, le secundó. “Todos los jugadores,” dijo Owen ante la prensa, “estamos con el entrenador". Ya. Pues si es así, estáis solos chavales. El resto del país quiere que echen a McClaren. Y cuanto antes mejor. Tanto que el día siguiente Owen quiso dejar claro (con diplomacia, por supuesto) que no montaría una cruzada para que continuara McClaren en el caso de que la FA - nuestra Federación de payasos, inútiles e idiotas - decidiese echarle. Lo de apoyar a McClaren era, como había dicho, “lo natural”. Un tópico más: lo único que pudo decir a estas alturas.

La dependencia israelí
Y seamos sinceros: a estas alturas estamos jodidos. El partido más importante en dos años ni siguiera lo juega Inglaterra. El sábado nos haremos todos israelíes; iremos al pub y veremos con más intensidad que nunca un partido en el cual francamente no conocoemos a casi ningún futbolista. Nuestro gran partido es el Israel vs. Rusia. No dependemos de nosotros, sino de que Israel sea capaz de sacarle un punto, por lo menos, a Rusia en Tel Aviv. (Luego tendríamos que ganarle a Croacia el miercoles en Wembley - cosa que tampoco está del todo claro.) Que dependamos de otros duele. Mucho se ha hablado de la derrota inglesa en Rusia hace un mes y la que sufrimos ante Croacia hace ya mas de un año, pero lo que realmente nos ha hecho daño es empatar a cero con Macedonia en casa. Y la verdad es que la gente está hasta las narices del seleccionador.

El caso McClaren
Nada nuevo, por supuesto. La prensa inglesa trata de manera brutal a los seleccionadores. Pero hay una diferencia importantísima con McClaren: nunca, jamás, era el hombre adecuado. Los otros, sí. Por lo menos había empezaba con el apoyo del público; por lo menos llegaban al cargo por algo. Cuando se fue Graham Taylor, le odiaban y le machacaban, pero cuando llegó no: había obrado un milagro con el Watford. Sí que hubo unos que criticaban a Sven Goran Eriksson al principio - por ser el primer extranjero en ser seleccionador de Inglaterra - pero tampoco era unanime, y venía con curriculum. A algunos les gustaba. Cuando vino Terry Venables era nuestro salvador. Con Robson, a quién le daban unas palizas vergonzosas en los momentos malos de su mandato, tres partes de lo mismo.

El eterno "segundón"
Con McClaren, no. Cuando le nombraron seleccioandor todos sabíamos que no era el mejor candidato. Que digo, ¿mejor? No era candidato alguno. La FA había intentado convencerle a Felipe Scolari que tomara las riendas. Dijo que no. McClaren era “Second Choice Steve”: Steve, el segundo de la fila, Steve el Segundón. Ni siguiera merecía ser el segundo en la lista; no merecía ni entrar en la terna. Un entrenador que no había hecho nada, era la encarnación de la mezquinidad, la mediocridad, la banalidad. Había llegado a la final de la Uefa, ganando a equipos malos y por los pelos. Cuando tocó un equipo bueno - el Sevilla - le dieron un baño al Boro.

Sin arreglo I
ntentaba ganarle a la prensa. Llegó a una entrevista con la revista FourFourTwo con una libreta. No de táctica, estilo Van Gaal, pero de respuesta modélicas para la entrevista. Dio clases de presentación y de lenguaje corporal. Contrató al mas famoso publicista del país para que le convirtiera en una persona más querida. Se fue a una clínica a que le dieran brillo a los dientes. Pidió los consejos de expertos (?) en vestir. Echó a Beckham por creer que era la decisión populista. Pero nada. Parecía un político: habalaba mucho pero no dijo nada. Era tan falso, tan necio, había tal falta de profundidad, tal falta de sustancia o de originalidad o espontaneidad que solo hizo que pareciera mas bobo aún. Y cuando entrena al equipo, se ve lo bobo que es.

"Deberían echarle aunque Israel nos haga un favor"
El otro día se preguntaba si la FA debería de echarle a McClaren en el caso de que Inglaterra, como parece probable, no llegue a la Eurocopa. Pues no. No deberían de echarle en el caso de que nos quedamos fuera: deberían de echarle aunque Israel nos haga un favor y, de rebote, nos clasifiquemos. No deberían de haberle contratado en primer lugar. Y lo saben.

1 comentario:

VON_PAULUS dijo...

Disculpame, Sid, y corrígeme si estoy muy equivocado. Pero me parece recordar que al día siguiente de debutar McClaren goleando a Grecia en Old Trafford por 4-0 le llovieron los elogios a su 'atrevida y atractiva' apuesta. Y cuando se entrenaron con Andorra (5-0) los elogios se repitieron. En el 0-1 de Macedonia creo que los comentarios ya eran sublimes del estilo de 'saber ganar sufriendo'.
Y luego, sí, ya vino la debacle en Manchester empatando contra Macedonia y el ridículo de Croacia acentuado con el sublime autogol de Gary Neville que se comió Robinson.
Pero los inicios de McClaren no tuvieron demasiada crítica, sino todo lo contrario. ¿No?

A mi me parece que el problema de Inglaterra es que anda coja en la portería y en el ataque, donde más allá de Owen y Rooney hay mucha mediocridad. Crouch es normalito, Bent, Johnson o Defoe tres cuartos de lo mismo, pero otros como Wright-Phillips son, con perdón, un insulto para una selección de nivel. Lo que pasa es que echas una ojeada a los clubs grandes y... ¿quienes son sus delanteros? Adebayor, Drogba, Voronin, Kalou, Kuyt, Van Persie, Torres, Tévez, Bendtner, Da Silva, Babel, Saha...
¿A cuántos ingleses se ha dado cancha en los últimos tiempos más allá de Rooney? Porque a mi Walcott aún no sé si es o no es bueno.
Más allá del seleccionador, pienso, una selección con Ferdinand, Terry, Carragher, Ashley Cole, Gerrard, Lennon, Carrick, Beckham, Lampard, Owen o Rooney tiene, debe tener, una columna vertebral excepcional. Pero si no hay mucho más donde elegir... se suele fracasar.
Lo dijo Gerrard: 'demasiados extranjeros en la Liga'. Y es un mal común, no sólo inglés.

PD.
Rodrigo Marciel, disculpa el rollo, de verdad, pero es que, sin ser un gran entendido, me encanta el fútbol británico.
Un saludo