sábado, noviembre 17, 2007

Cita con el destino para Escocia

Hay veces en este fútbol de hoy en día que tenemos la oportunidad de tener una gran tarde de balompié del de antes. Esta tarde en Hampden Park, Escocia se mide a Italia en medio de un grandísimo ambiente en una de las catedrales del fútbol mundial. Destino ha sido la palabra más usada por la prensa británica para definir el momento al que se enfrenta Escocia en el legendario césped de Glasgow. El destino es una fuerza desconocida que, según algunos, obra irresistiblemente sobre los dioses, los hombres y los sucesos. El de hoy es un duelo que tiene todos los alicientes de ser considerado como un partido de leyenda. La selección campeona del Mundo se juega su pase a la Eurocopa ante la humilde y romántica tartan army.

Semana de pasión
Escocia no acude a una fase final desde Francia 98 y ahora su pase depende de una victoria ante los italianos. Si los hombres de Mcleish ganan, pasarán. Un empate complicaría mucho las cosas ya que deberían esperar a que Ucrania ganase el miércoles a Francia en Kiev. La victoria de Italia sería evidentemente el peor desenlace para los escoceses que no tendrían ninguna opción de clasificación. La semana en Escocia ha estado marcada por el partido. El viernes, los colegios y las tiendas se tiñieron de azul en apoyo al equipo nacional. Barry Ferguson, capitán de Escocia, ha reconocido que esta semana la gente no le pregunta por el Rangers sino por la selección. Una cita con el destino que logrado unir a los fans de Celtic y Rangers por un sólo motivo: Escocia.

1 comentario:

ulster scot dijo...

Excelente partido lleno de intensidad, los muchachos han caído con honor, nada que reprochar.