lunes, octubre 22, 2007

Nevera para el árbitro del Everton-Liverpool

Pocas veces vemos fuera de las islas cosas así. Inglaterra puede tener muchas cosas criticables pero el trato a los árbitros es muy correcto. Tanto que cuando hacen algo mal también se les saca tarjeta roja y no puede arbitrar el fin de semana siguiente a su error. Eso le ha sucedido a Mark Clattenburg que no arbitrará el próximo fin de semana tras cometer varios fallos en el derby de Mersey. El claro penalty de Carragher a Lescott en el descuento terminó por desquiciar a Everton que mereció mejor suerte en un partido en que también se vieron perjudicados en el primer penalty señalado a los reds.

Ejemplo a seguir
Los errores son lances del juego pero deben ser castigados de igual manera que un jugador es expulsado cuando comete una brutal entrado o insulta al colegiado. La decisión de la Federación Inglesa es un gran acierto ya que con ello sienta buenos precedentes para que el colectivo arbitral sepa a lo que se atiene. Este tipo de decisiones se echan de menos en España cuando los árbitros estrella nunca dejan de pitar y es más, inciden en el error con absurdas actas que todos podemos leer en la web de la Real Federación Española de Fútbol.

1 comentario:

Sergio Cortina dijo...

Esque fua clarísimo, casi una llave...