martes, agosto 19, 2008

Gazza vuelve a las andadas

Paul Gascoigne está en paradero desconocido. Para la mayoría de aficionados al fútbol su figura también estaba en paradero desconocido hace mucho tiempo y con él se engorda la lista de viejas leyendas que lo pierden todo cuando dejan el deporte o incluso cuando están en activo. En Brit Córner queremos recordar lo mejor de Gazza, su trayectoria futbolística, mientras él sigue gastándose el dinero en alcohol cuando seguía la gira del grupo de rock Iron Maiden. Los integrantes del propio grupo de música han manifestado que Gascoigne no se despegó de una botella de alcohol mientras estuvo con ellos con una cuenta de 4.200 euros sólo en bebidas alcohólicas en el hotel. Tras la borrachera, el inglés decidió abandonar al grupo de música. Ahora nadie sabe dónde está. En declaraciones al Daily Star, un amigo de la familia dice que "sus padres no tienen ni idea de dónde se encuentra. Están realmente asustados". Este fue el Gascoigne deportista por si alguno ya no lo recuerda...
----------------------------------------------------------------
Rodrigo Marciel.- Paul Gascoigne, todo un superclase, algo maleducado, simpático, ordinario pero genial, magnifíco y por supuesto un grandísimo futbolista. Criado en la academia del Newcastle, debutó un 13 de abril de 1984 cuando no existía ni Premier League ni su equipo estaba tan gafado como ahora. Aunque a muchos pueda extrañar, Gazza era chico trabajador que llegaba dos horas antes a los entrenamientos y que pronto iba a demostrar su enorme talento. Con 17 años, Jack Charlton lo hizo debutar consciente de que tenía un diamante en bruto en la cantera. Ya en la temporada 85-86 jugó 35 partidos, era un ídolo de la grada hasta que en 1988 decidió marcharse al Tottenham no sin antes ser proclamado jugador joven del año y después de recibir un toque de atención a Vinnie Jones en una de las fotos más graciosas de la historia del fútbol inglés. Una de las mejores versiones de Gazza fue la de su etapa en los Spurs y eso que ya empezaban sus problemas con el sobrepeso.

Gran mediapunta
Terry Venables, su técnico en White Hart Lane, confiesa que es lo mejor que ha visto en la media punta. En los Spurs ganó una FA Cup y siempre será recordado como leyenda en Londres. Su clase deslumbró a Europa y por ello la Lazio lo fichó en 1992 a pesar de salir de una gravísima lesión que le impidió celebrar aquella FA Cup. El Lazio pagó por él casi seis millones de libras. El caché y el carisma de Gazza seguía creciendo. Considerado en ese momento uno de los mejores jugadores del mundo, la Lazio pagó 5,5 millones de libras y eso que estaba medio lesionado. Sin embargo, su mermada rodilla hizo que jugase sólo 47 partidos en tres años con los italianos y muchos daban a Gascoigne como acabado. La última gran era Gazza fue la de Ibrox Park. Volvió al fútbol 15 meses después y fue la gran apuesta personal de Walter Smith. Sus dos primeros años en Glasgow fueron inolvidables con jugadas y goles para el recuerdo. Al Rangers y a Gazza le salía todo con 9 títulos consecutivos en Escocia para su equipo.

En 1998, el físico ya no acompañaba y los excesos fuera de los terrenos de juego empezaban a pasar factura. Fichó por su amigo Bryan Robson en el Middlesbrough y ya sólo ofrecía algo de talento y mucha broncas y escándalos. Sus excesos le condenaron El alcohol y las lesiones impidieron volver al mejor Gascoigne. En 2000 fichó por el Everton donde su amigo y entrenador en el Rangers, Walter Smith, le dio una última oportunidad en la élite pero el yo oscuro de Gazza fue más fuerte que el futbolístico. Se fue al Burnley, luego a China y terminó en el Boston United como player-manager en 2004. Ahora ya no se arrastra por los campos y debió retirarse a tiempo, virtud que tienen muy pocos. Aún así, siempre deberá ser recordado como uno de los jugadores con más talento de Inglaterra y de Europa.
Carrera internacional
Con Inglaterra, marcó 10 goles y fue 57 veces internacional. Completó dos grandes fases finales. La de Italia 90 y sobre todo su renacimiento en la Euro de 1996 en casa. Aún se recuerdan sus lágrimas en la semifinal ante la RFA en Italia cuando vio la tarjeta y supo que no podría jugar una hipotética final. En el 96 fue de los mejores del torneo con un golazo frente a Escocia y formando un gran centro del campo con Ince, Mcmanaman, Platt o Anderton. Hoddle le dejó fuera de Francia 98 y es que chicos como Beckham o Scholes ya eran más importantes que él.