jueves, julio 10, 2008

Good luck Harry

Pablo Pinto (Digital Plus).- Buena suerte Harry. Esa es una de las frases que mas ha escuchado en los últimos días Harold Kewell después de que se anunciara su fichaje por el Galatasaray turco. Kewell deja el Liverpool después de cinco temporadas en las que ha conseguido ganar una Liga de Campeones y llegar a una final de otra. Con ese bagaje, lo lógico sería pensar que el australiano ha triunfado en Anfield. Pues no, la respuesta está más cerca de ser todo lo contrario. Tampoco se puede decir que haya fracasado, lo políticamente correcto es decir que las lesiones han marcado su etapa en el Liverpool. Si tanto se ha analizado que Kewell no terminara de explotar es por el fantástico sabor de boca que dejó en sus temporadas anteriores con el Leeds United.

Aussie Leeds
Su época dorada en el fútbol le llegó muy joven. En el Leeds debutó a los 17 años, y pronto se iba a convertir en una de la grandes promesas, y en el líder de un equipo que sorprendió a Europa. La ‘aussie connection’ que formó con Mark Viduka llevó al equipo inglés a vivir los mejores días de su historia, alcanzando unas semifinales de la Champions League en las que sólo el Valencia pudo pararles. Justo la temporada después, Kewell sufrió su primera lesión seria que le tuvo casi toda la temporada inactivo. Pero no le iba a frenar, las dos siguientes volvió a mostrar su mejor cara, y con 14 goles en 31 partidos en su último año en el Leeds volvió a deslumbrar al continente. Su buen cartel, unido a la crisis económica del Leeds, le puso en el mercado. Todos los grandes de Inglaterra y varios de Europa, Barcelona y Real Madrid incluidos, se interesaron por sus servicios, pero él decidió fichar por el único de esos equipos que le había seguido desde niño: El Liverpool. La Joya llegaba a Anfield dispuesto a ayudar a ganar por fin la Premier League.

La mala suerte
Su primer año de ‘red’ no fue del todo malo, con 7 goles en 36 partidos. Pero a partir de la siguiente temporada, 2004-2005, las lesiones comenzaron a cebarse con él. A pesar de jugar a rachas, Kewell participó activamente en la consecución de la quinta Liga de Campeones del Liverpool. Rafa Benítez tenía confianza ciega en el australiano y contó con él siempre que las lesiones se lo permitieron. Harry estuvo en el once titular en la histórica final entre Liverpool y Milán. Pero de nuevo las lesiones iban a reírse de él. En el minuto 22 de partido, Kewell abandonaba el campo lesionado, y entraba en su lugar Vladimir Smicer. El desenlace del partido es conocido por todos… Dos años después, habiendo sido muy grises ambas temporadas para él, se repetía final entre Liverpool y Milán. Después de no haber jugado prácticamente en todo el año, Benítez le sacó en el segundo tiempo, por Zenden, buscando remontar el momentáneo uno a cero del Milán. Kewell apenas intervino y los italianos se cobraron la venganza. La última temporada, con 10 partidos en total, le abrió la puerta trasera de Anfield. El Liverpool ha decidido no renovarle el contrato, y Kewell se vio buscando equipo. Aunque no podrá argumentar, tal y como le han ido las cosas, que le ha pillado por sorpresa.

Relanzar su carrera
Y aunque su rendimiento ha sido nulo en los últimos años, han sido varios los equipos interesados en contar con el mejor jugador de Oceanía en 1999, 2001 y 2003. Kewell ha tenido, entre otras, ofertas de Fulham y Portsmouth. Rechazó a los dos. Igual que rechazó una ‘romántica’ propuesta del Leeds United por volver a casa. E igual que declinó otra de la Roma por probar suerte en el Calcio y en un equipo de primer nivel. Sorprendentemente su elección ha sido el Galatasaray turco. Desconocemos si por dinero, porque realmente piense que así relanzará su carrera o si porque tiene una novia turca, pero lo cierto es que llama la atención. Un plus añadido para una Liga Turca que cada día nos está atrayendo más.

5 comentarios:

Pol Gustems dijo...

Este tipo de jugadores siempre han caído simpáticos, y además, tratándose de un extremo en toda regla, de esos que hay pocos, Kewell me cautivó en el Leeds y la primera temporada en Liverpool. La verdad que sus partidos a partir de ahí, fueron saliendo de lesión y nunca pudo coger el ritmo necesario para volver a ser el de antes, siempre se volvía a lesionar. Seguí con especial atención cuando estaba en la órbita del barça y me lamenté de que no viniera. En Liverpool no ha tenido suerte. A ver si en el fútbol turco, al menos, le respetan las lesiones.

Por cierto, no sé si sules hacer un equipo fantasy en la página de la Premier League. En el supuesto, en mi blog está el código de la liga que he organizado por si quisieras unirte.

Saludos!

Anfield dijo...

Siempre me ha gustado, cuando coge el balon pasan cosas y este tipo de jugadores son muy cotizados. Una pena lo de las lesiones pero siempre le recordare como un gran futbolista.

GOOL LUCK HARRY!!!

Jaume dijo...

que pena que éste gran jugador esté ya acabado ... aquí ya ha decidido definitivamente ir a por la pasta ... esa quinta del Leeds fue histórica, que pena que cayeran tan bajo

Iñaki dijo...

Una pena que las lesiones no le hayan respetado, porque sus años en el Leeds prometían y parecía que iba a convertirse en uno de los mejores extremos izquierdos.

Siempre he sentido cierto aprecio por el australiano. Como dice 'jaume', claramente ha apostado por el dinero. Portsmouth, Fulham y Roma son destinos más atractivos que la aventura turca. Good luck Harry!

Saludos y pasaros por mi blog si lo deseáis.

lucas dijo...

keweeeell eres el mejor,todo lo que se de futbol lo aprendi viendote,mucho a kewell lo lesionan,es un buenisimo juegador,soy re fanatico de el..... y si alguien tiene un articulo de kewell por fa mandenmelo a mi correo:
lucas-kewell@hotmail.com