miércoles, abril 11, 2007

Recital del United y poderío del Chelsea

Decía Lens Cejudo que el arte no es para decorar la pared sino para decorar nuestras vidas. Eso es precisamente lo que hemos visto en Old Trafford, el arte expresado en un partido de fútbol, uno de esas pocas veces en las que el fútbol actual se reecuentra con su pasado más bello, el que le hizo ser lo que es ahora pero que muchos técnicos se han empeñado en enterrar. El Manchester United ha rozado la perfección si exceptuamos los primeros diez minutos pero viendo el resto del partido, se puede decir que la Champions no recordaba, a este nivel, un recital de este tipo desde los tiempos del Ajax de Van Gaal o el Milan de Sacchi. Este United está todavía muy lejos de esos dos equipos pero ante una Roma que llegaba en forma, ha dado toda una muestra de que otro fútbol es posible en el siglo XXI.

La previa no auguraba un buen partido para los de Ferguson. Sin Scholes, Neville o Vidic y después de perder ante el Portsmouth en liga, muchos eran los que apostaban por una Roma descansada y centrada al cien por cien en Europa. Sin embargo, en media hora el United liquidó cualquier opción de los italianos. Alan Smith recordó al joven que despuntó en el Leeds, Giggs está en su cuarta juventud, Cristiano Ronaldo sigue demostrando que es el crack del momento y el resto supo interpretar a la perfección la doctrina del tándem Ferguson-Queiroz. Una noche que recuerda mucho a la que el United vivió en 1997 cuando derrotaron por 4 a 0 al Oporto con una exhibición de Cantona y en la que ya estaban jugadores como Giggs o Scholes. Estos 90 minutos en Old Trafford han recordado a los mejores tiempos de una entidad marcada por noches mágicas como la de esta noche ante la Roma. Ahora espera Milan o Bayern, otro reto más para los de Ferguson que no jugaban una semifinal de Champions desde el año 2001 que cayeron ante el Bayer Leverkusen. Han vuelto entre los cuatro mejores con más autoridad que nunca.

El Chelsea arrinconó al Valencia
En el último suspiro el Chelsea de Mourinho le dado un disgusto de aupa al Valencia. El conjunto ché fue superior y con creces en la primera parte pero no supieron rematar al Chelsea. La superioridad física de los blues ha sido decisiva justo en el momento más importante de la eliminatoria. El Valencia ha agonizado y ha merecido caer en la segunda parte aunque no en el global de la eliminatoria. Vuelve por tanto un Liverpool-Chelsea a Europa, un clásico de los últimos tiempos. El fútbol inglés arrasa como en sus mejores tiempos y sólo habrá un equipo no inglés en las semifinales. El fútbol español fue el primero en realizar tal gesta con Valencia, Barça y Madrid pero ahora le toca al turno al show-time del United, la magia del Liverpool y el poderío del Chelsea, disfruten.

1 comentario:

Jorge Luis Mora Rocha dijo...

lo dicho, el manchester es más grande que la roma, y sencillamente el chelsea de visitante ahoga al local. es un excelente visitante

saludos...