martes, septiembre 11, 2007

Las mujeres mandan en el fútbol (inglés)

(A continuación reproducimos este interesante artículo de la agencia EFE) Ni los golpes de talón de magnates rusos, ni la avaricia de agentes sin escrúpulos, ni los delirios de grandeza de jugadores de medio palo. En el mercado de fichajes del siglo XXI hay un factor determinante en el rumbo de las carreras de los futbolistas cuya influencia mundial rebasa el rectángulo del terreno de juego: sus mujeres y sus novias. En Reino Unido son todo un fenómeno. Acaparan en la prensa sensacionalista el protagonismo de las tardes de fútbol de sus chicos a base de embestidas en tiendas de moda, paseos en biquini, en vacaciones paradisíacas, posados con gigantescas gafas de sol en las gradas de los estadios o atrevidas minifaldas en los clubes de moda de tierras de Su Majestad.

Victoria ha creado moda
Son las WAG (la abreviatura utilizada por la prensa británica para denominar a las Wifes and Girlfriends, esposas y novias), chicas sin oficio ni beneficio con sospechosas cabelleras rubias, ropa de marca y tacones de vértigo que acompañan (y manejan) el devenir de los héroes del balompié patrio. Victoria Beckham marcó la pauta de comportamiento a la hora de ir la última sin despeinarse entre sudorosos aficionados del deporte rey. Cuentan las malas lenguas que sus ansias de fama en la tierra prometida de Estados Unidos fueron determinantes a la hora de exportar a su marido-producto, David Beckham, al fútbol estadounidense. Pero su reinado como consorte de ídolo deportivo no esta vacío en Reino Unido.

Keane no entiende este fenómeno
Un nutrido grupo de jovencitas está a la zaga para sacar el mayor partido posible de su etiqueta WAG. Al contrario que a la ex Spice, la mayoría surge de la nada como anónimas ciudadanas del imperio que en dos tiempos se apoderan del protagonismo de los tabloides. Su influencia es tal, que, al igual que Victoria, consiguen llevar la voz cantante a la hora de elegir el próximo destino de sus hombres. Y parece que lo van consiguiendo a juzgar por el rapapolvo que recibieron de otro icono del fútbol inglés, Roy Keane. En su estreno como manager, Keane se ha dado de bruces con la realidad de un mercado de fichajes dominado por mujeres que prefieren las boutiques de lujo de Londres a la austeridad de Sunderland, una modesta localidad del noreste de Inglaterra de poco más de 170 mil habitantes y donde (íoh, no!) escasean las tiendas de ropa a un kilómetro a la redonda.

Londres primero, el resto después
Varios jugadores han hecho ascos a sus tentativas de seducción para consolidar un equipo con aspiraciones a mantener la categoría de honor, y el temperamental Keane, conocido por sus sonados comentarios en su época de jugador y desplantes a entrenadores, no se ha quedado con la boca cerrada. "Si un jugador no quiere venir a Sunderland, me parece bien. Pero si decide no venir porque su mujer quiere ir de compras en Londres, es triste. No se trata de un giro futbolístico, más bien de una mudanza de estilo de vida. Y me da a entender que el jugador es débil y su mujer maneja su vida", denunció Keane a toda página en la prensa nacional. "Las prioridades de los futbolistas han cambiado y ahora están dictadas por sus esposas", continuó en su ataque visceral a las féminas, "es diferente si hablamos del Chelsea, el Arsenal o el Tottenham pero si los jugadores empiezan a fichar por clubes que no son grandes pero están en Londres, está claro que se debe a las tiendas". (Mañana... publicamos la segunda parte de "Las mujeres mandan en el fútbol").

7 comentarios:

Sergio Cortina dijo...

Hay que hacer una mención aquí a Bernardo Schuster y a Ilgner, unos precursores del asunto.

Un saludo!

http://sergiocortina.wordpress.com/

David dijo...

Normal que Keane no entienda este fenómeno... ni siquiera entendía el Fair Play. :P

J. Urrutia dijo...

Coincido con Sergio en el tema de Bodo, un auténtico calzonazos...

Un saludo.

PD: Difícil que Keane entienda nada...

Yago dijo...

Menudos calzonazos algunos de estos fieras... En España ya hemos tenido casos recientes. No recuerdo ahora mismo quién, pero un futbolista que no fichó por un club español por su mujer...

El caso más claro es el de Sonny Anderson, que antes de divorciarse de su mujer, esta le quitó TODO y se tuvo que ir a Qatar porque necesitaba el dinero para comer y vivir.

Un saludo, me encanta tu blog.

pajarito dijo...

@ yago
creo que te refieres al caso de ulrich ramé, portero del girondins de burdeos que iba a fichar al espanyol, que le estuvo dando vueltas a la mujer por barcelona pero que no le convenció (a la mujer por supuesto).
lo de anderson es buenísimo,la mujer le quitó todo.

Jose David Lopez dijo...

Cada vez que me topo con las esposas de los futbolistas en un tema totalmente deportivo, me queda más claro que muchas de ellas sólo quieren el $$$$.

Henry sabe bien de esto. Un saludo a todos y les espero, estamos de vuelta en El Enganche.

Anónimo dijo...

jaja, muy weno