sábado, octubre 07, 2006

Paul Ince asume su retirada

Paul Ince ha abandonado la disciplina del Swindon en lo que parece su retirada definitiva de los terrenos de juego. Sin embargo, ya hace mucho tiempo que Ince se retiró de la élite y ha gastado sus últimos años de fútbol en el histórico Wolverhampton (foto 1) Wanderers. Esta temporada ingresó en las filas de Swindon Town, el equipo al que dirigen Dennis Wise y Gustavo Poyet.

El próximo 21 de octubre cumple 39 años y ya se ha dado cuenta de que su piernas no responden como antes y no va a poder emular a su viejo amigo Teddy Sheringham, quien sigue marcando goles a sus 41 años como delantero del West Ham United. Precisamente de la cantera de Upton Park surgió Paul Ince, uno de los bad boys del fútbol inglés en la década de los 90. En el West Ham se hizo hombre y fue en el Manchester United donde su madurez futbolística tocó techo. Un medio centro defensivo de los que le gustan a Capello que siempre tuvo una fortaleza física increíble y formó junto con Paul Gascoigne una pareja de lujo en la selección inglesa.

En el United llegaron los títulos y la fama desde 1989 hasta 1995. Fue uno de los artífices y hombres clave de Ferguson para la vuelta de los diablos rojos a lo más alto. Su salida de Old Trafford fue un auténtico shock para los aficionados del United en un verano, el del 95, donde también abandonaron el club Mark Hughes y Andrei Kanchelskis. Ferguson apostó por Roy Keane como nuevo líder y dejó que Ince recalase en el calcio. El gafado Inter fue su destino y a pesar de cuajar dos buenas temporadas en Italia, Ince decidió abandonar por dos razones: nostalgia de su Inglaterra natal y ansiedad por conseguir nuevos títulos.

Foto 2: Los años en los que Ince jugó para el United son recordados como la época dorada de un Manchester que arrasó y hombre como Paul Ince colaboraron y mucho en todos esos éxitos.

Moratti no logró convencerle e Ince llegó a Anfield. El Liverpool, otro histórico que estaba en horas bajas, fue el último grande donde jugó Ince. De 1997 a 1999, Paul Ince fue miembro de un Liverpool que veía como sus jóvenes talentos como Owen, Fowler, Redknapp o McManaman no conseguían sacar a los reds de la crisis. En el Manchester United no gustó nada su fichaje por el archirival de toda la vida y menos cuando Ince celebró con excesiva efusividad un gol suyo a sus ex del United. El año 2000 supuso el fin de la década de Ince en lo más alto. Jugó su última fase final con Inglaterra en la Eurocopa de Bélgica y Holanda y siempre será recordado por uno de los medios centros más importantes de la Inglaterra de los 90.

El Middlesbrough, el Wolves y ahora el Swindon fueron los lugares donde Ince se resistía a abandonar el barco. Ahora ve que ya no puede seguir remando como antes y sus botas están más cerca del baúl de los recuerdos que del césped. Su adiós se produce de la misma manera que lo hizo Boban en el Celta hace unos años. Con elegancia ha decidido marcharse para dar paso a otros.

4 comentarios:

David dijo...

Muy buen artículo. Yo ya le había perdido la pista.
Gran partido con Gascoigne contra Italia en 1997.
Un saludo.

ER JAVIER dijo...

a paritr de su etapa en el Boro empezo a flajear mucho. Ahora esta ya casi k.o jugando en l Division II creo

hoeman dijo...

Un buen "stopper" que ha durado muchísimo.

javi dijo...

buen jugador, ya en los wolves el año pasado empezo a jugar menos y este año en el swindon ha acabado de caer. hace bien en retirarse y no enturbiar su arrra

saludos