martes, enero 29, 2008

El delantero que remataba cochinillos

Siempre me hizo mucha gracia una frase que escuché en su día en el mítico Día Después de Canal Plus. No sé si era del propio Michael Robinson o de alguno de sus comentaristas pero decía que Robinson remataba hasta cochinillos si hacía falta. En un blog como este dedicado al fútbol de las islas hay que hablar de la carrera deportiva de uno de los iconos mediáticos más importantes de nuestro periodismo deportivo actual. Sin embargo, para muchos su trayectoria futbolística es algo desconocida y les sorprenderá conocer que Robinson jugó con la República de Irlanda y no con Inglaterra a pesar de nacer en Leicester. Las escasísimas probabilidades de ser internacional con su país de nacimiento hicieron que Robinson escogiese Irlanda gracias a sus antepasados irlandeses.

En el Brighton dio su mejor versión
Robinson comenzó su carrera en todo un histórico de la liga inglesa, el Preston North End. Cuatro temporadas, del 75 al 79 hasta que fue traspasado en julio de ese año al Manchester City después de marcar 13 goles con el Preston y completar su mejor temporada hasta entonces con 21 años recién cumplidos. Dio el salto a Primera con el City pero su momento llegó en el Brighton and Hove Albion donde completó sus mejores años como futbolista. Disputó 111 partidos en tres temporadas y marcó 37 goles en liga en un equipo que, eso sí, descendió en el 83 y de ahí que Robinson fuese uno de los jugadores más deseados del mercado. Robinson era un ariete clásico británico, con los años acabó siendo el típico delantero puro y mejor con la cabeza que con los pies.

Durísima competencia en Anfield
En el verano de 1983 le llegó su gran oportunidad. Fue uno de los primeros fichajes del mítico Joe Fagan y aterrizó en la era dorada del Liverpool. Quizás por eso mismo nunca triunfó en Anfield. Demasiada camiseta, demasiado escudo, para un buen jugador pero no tanto como para estar por encima de leyendas mundiales como Rush o Dalglish. La competencia era demasiado grande aunque si tuvo algún gran momento como un hat-trick al West Ham un 15 de octubre de 1983 con Rush y Dalglish como acompañantes de lujo. Su corta pero exitosa en títulos era red nunca la olvidará ya que en temporada y media logró Liga, Copa de Europa y Copa de la Liga, el primer triplete de la historia del Liverpool. Los reds pagaron por él 200,000 libras, una cifra muy alta para la época y Robinson pudo jugar algunos minutos en la final de la Copa de Europa ante la Roma en el Olímpico sustituyendo a Dalglish.

Pamplonica para siempre
A pesar de ser un fan del Liverpool, Robinson fue consciente de su oscuro futuro en Anfield y se marchó al Queens Park Rangers donde estuvo hasta 1987. En Loftus Road se ganó el cariño de la afición al marcarle un golazo al Chelsea casi desde el centro del campo y jugó una final de Copa de la Liga. En el verano de 1987, su vida cambió para siempre y fichó por Osasuna gracias a las recomendaciones de su amigo y excompañero Sammy Lee. En Pamplona estuvo dos temporadas con un buen recuerdo para la afición navarra aunque si que es cierto que llegó al Sadar en sus peores años. Lo demás, sobra contarlo...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola.
Os paso dos videos relacionados con el Barça.

http://es.youtube.com/watch?v=7gTX_I_IQbc
http://es.youtube.com/watch?v=BU70xozN9W0

anfield dijo...

Un grande sin duda robinson,como recuerdo los programas de el dia despues...

Luis dijo...

Legend

Juan LFC dijo...

The Cat